LA ETICA PROTESTANTE Y EL ESPIRITU DEL CAPITALISMO PDF

.

Author:Dikus Faujind
Country:China
Language:English (Spanish)
Genre:Finance
Published (Last):6 January 2010
Pages:76
PDF File Size:2.82 Mb
ePub File Size:13.64 Mb
ISBN:746-1-21636-994-8
Downloads:48570
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Kagasar



A qu se debe la supremaca de Occidente? Weber pone especial nfasis en el estado y el capitalismo, cree que el dominio de Occidente es un dominio econmico, no un dominio de las ideas. En este contexto, Weber observa que existe una participacin relativamente mayor de los protestantes en comparacin con los catlicos en la posesin de capital y en la direccin y los ms altos puestos de trabajo en las grandes empresas industriales y comerciales.

Respuesta: la tica del protestantismo asctico favorece el desarrollo del espritu del capitalismo. Distincin entre tradicionalismo y nuevo espritu capitalista. Esta visin es contraria al espritu del capitalismo, la tica y el trabajo son considerados medios de subsistencia.

Qu ideas fueron las determinantes de que un tipo de conducta, sin ms finalidad aparente que el enriquecimiento, fuese integrado a la categora de profesin, ante la que el individuo se senta obligado?

Desarrollo de la Racionalidad Econmica: El paso de la tica tradicionalista a la tica capitalista fue un proceso largo y conflictivo producido por la Reforma Protestante. Ahora bien es absurdo pensar que el capitalismo es producto de la Reforma hay formas capitalistas anteriores a sta , pero si es menester preguntarse hasta qu punto el pensamiento religioso motiv la expansin del espritu capitalista. Busca establecer vnculos entre la vida religiosa y la tica profesional. Lutero instituye el principio de la sola fides.

No hay nada que pueda salvar al hombre excepto su fe a diferencia del catolicismo. Radicalizacin de la desvalorizacin del mundo que hace el hombre.

Dios ya no est en el mundo, as que el hombre queda reducido a la impotencia de aquel que no conoce y que no puede disponer de la voluntad de Dios. Dios queda situado en su esfera interior. Lutero recomienda no hacer nada y aceptar la situacin que se vive, lo que incluye la profesin.

En la concepcin luterana de la profesin es fundamental el concepto de BERUF, que refiere a una misin impuesta por Dios. Esta es una palabra que slo est presente en las religiones protestantes, aparece slo en las traducciones protestantes de la Biblia, es producto del espritu del traductor. Para el luterano, el cumplimiento de las tareas profesionales es un deber divino. Es algo enviado por la providencia por lo que debe ser aceptado.

Influencia de San Pablo: indiferencia ante la vida profesional en el mundo. Las primeras generaciones cristianas slo esperaban la llegada del seor, cada uno poda seguir trabajando en la situacin y oficio en que se encontraba al momento del llamamiento. Lutero considera que el ejercicio de una profesin determinada es un mandato de Dios, cada uno debe permanecer en su posicin. Concepcin tradicionalista de la profesin fruto de las influencias paulistas, y que ms tarde evolucionara hacia la idea de la predestinacin.

En consecuencia, no hay una conexin entre la concepcin luterana de la profesin y el espritu capitalista. El hombre no puede hacer nada para cambiar la voluntad de Dios. Se radicaliza an ms el desencantamiento del mundo. Influencia de esta doctrina en la conducta y en el modo de sentir la vida. A diferencia de Lutero, Calvino es el hombre de la accin.

El hombre no puede hacer nada para salvarse a s mismo, pero puede regenerarse y constituir una vida santa. El hombre se transforma en un instrumento de Dios, cuyo nico fin es engrandecer su obra.

Los elegidos no se distinguen en nada de los condenados. Segn Calvino se deba recurrir al auto testimonio de la fe, y recurrir al trabajo profesional incesante, para ahuyentar la duda religiosa y obtener la seguridad del propio estado de gracia. Lutero vs. Calvino: Hombre recipiente sentimiento mstico vs. Herramienta de Dios obrar asctico. Dios ayuda al que se ayuda a s mismo, por lo que el calvinista se crea su propia salvacin.

Se necesita un sistemtico control de s mismo. Se metodiza la vida humana lo que genera un ascetismo terrenal, en oposicin al ascetismo monacal. La Reforma convirti a cada cristiano en monje. Con el calvinismo se comprueba la fe en el trabajo profesional. Es el medio asctico por excelencia, Dios bendice a los suyos dndoles xito en el trabajo.

Qu tipo de trabajo otorga la gracia de Dios? El trabajo que ms engrandece la honra de Dios. El trabajo que es ms importante y provechoso para la comunidad. El trabajo que produce ms provecho econmico para el individuo. Dios no exige trabajar por trabajar, sino el trabajo racional en la profesin. En esto radica el carcter metdico de la ascesis profesional. Lo que es reprobable para el calvinista no es el afn de riqueza en s, sino que el descanso en la riqueza, el gozar de los bienes, lo que traa como consecuencia la sensualidad, ociosidad, etc; y que a su vez era una desviacin de la vida santa.

Rechazo de la figura del mendigo y de la riqueza tradicional, en oposicin al self made man, austero y burgus. Diferentes manifestaciones de la aversin al goce y la despreocupacin en el arte, cultura, modos irracionales de conducta sin un fin racional, de modo no asctico, y no en busca de una mayor gloria de Dios, sino del hombre.

El ascetismo laico del protestantismo condenaba no slo el goce despreocupado, tambin el consumo, sobre todo el de artculos de lujo. El hombre es un mero administrador de los bienes de Dios y de la gracia divina, por lo que debe rendir cuentas. No es recomendable gastar en algo que no glorifica a Dios. Se eliminaron todos los frenos que existan en la tica tradicional para la aspiracin a la riqueza y el afn de lucro desde el momento que no slo lo legalizaba, sino que lo consideraba como precepto divino.

A la valoracin tica y sistemtica del trabajo en la profesin como comprobacin de la fe, se le sum la condena al consumo y la eliminacin de las trabas al lucro. De esta forma se formaba un capital que no poda ser gastado y que por ende se inverta en finalidades productivas.

Adems, se legitimaron las desigualdades econmicas, aquel que tena menos, era el que tena menos fe; y aparece el hombre econmico que posee afn de lucro y no consume.

Se observa la conexin entre principios religiosos y espritu del capitalismo. El espritu del capitalismo fue una consecuencia inesperada de los principios religiosos del protestantismo asctico.

A medida que aumentan las riquezas y evoluciona el capitalismo, los preceptos religiosos pierden importancia.

Dios se convierte en virtud profesional y las races religiosas se secan y se sustituyen por virtudes utilitaristas. El capitalismo ya no necesita un fundamento religioso porque descansa en bases mecnicas.

El espritu capitalista pierde el sustento religioso y se vuelve al espritu utilitarista de Franklin. La riqueza pierde su fin religioso. El hombre no se puede salvar por medio de los sacramentos, ni la piedad ni la confesin. Lo nico que salva al hombre es la comprobacin de un cambio de vida, debe controlar metdicamente su conducta y por lo tanto ascetizar su comportamiento. En otras palabras debe racionalizar su existencia actuar conforme a fines y sopesando medios para alcanzar esos fines , de acuerdo a los preceptos divinos.

Este ascetismo no debe realizarse fuera del mundo, como el ascetismo monstico, sino que dentro del mundo. Esta racionalizacin de la conducta en el mundo con fines ultramundanos fue el efecto de la concepcin que el protestantismo asctico tuvo de la profesin. A la conducta asctica se le debe sumar el afn de lucro y la condena al consumo. Esto favorece la inversin y la conducta burguesa, lo que lleva al surgimiento del capitalismo y del hombre econmico racional.

A medida que aumenta la riqueza, el espritu capitalista pierde su fundamento religioso y se vuelve un espritu utilitarista con una base mecnica.

Intereses relacionados.

KARL MARX HET KAPITAAL PDF

Análisis de La ética protestante y el espíritu del capitalismo de Max Weber

.

BOEKHOUDEN GEBOEKSTAAFD 2 OPGAVEN PDF

La ética protestante y el espíritu del capitalismo

.

Related Articles